Oportunidad en Detroit: Comida Salvadoreña toma raíz

ProsperUS Detroit y Global Detroit trabajan para servir a empresarios inmigrantes y minorías. Este artículo es parte de una serie de historias de empresarios que reflejaran sobre sus contribuciones económicas de la revitalización de la ciudad de Detroit.

Lee la historia en englais.

La vida de Cecilia Ardon en el estado de Maryland no era nada fácil. Como muchos americanos, Cecilia y su esposo trabajaban duro para ganarse una vida en EE.UU. “No teníamos ni siquiera dinero para una hamburguesa de McDonald’s,” recordaba Cecilia durante la entrevista. La mayoría de sus ingresos pagaban los gastos de vivienda. Cecilia trabajaba como mesera en un restaurante, le gustaba el trabajo pero tenía un horario que no la permitía descansar. Por siete años Cecilia trabajó siete días a la semana por muy poco dinero. Cuando un familiar mencionó los bajos gastos de vivienda en Detroit, ella, su esposo y dos hijas decidieron tomar el riesgo a ir al Motor City.

Cecilia encontró trabajo en las tardes en una fábrica de carros, pero el horario la alejaba de sus hijas. Como los gastos de vivienda eran bajos en Detroit, Cecilia tomó la decisión de hacer algo que no había hecho desde que tenía 18 años, dejó de trabajar para el buen estar de sus hijas. Sin embargo Cecilia no pudo estarse quieta por mucho tiempo como ya estaba acostumbrada trabajar, pronto llegó el día cuando la pupulsa – una comida típica Salvadoreña – ocuparía su tiempo libre. Para Cecilia, recuerdos de su niñez están atados a la pupulsa, como niña Cecilia se la pasaba examinado como su abuela preparaba pupulsas y esperaba ansiosamente para comérselas.

Pupalsas

El estado de Maryland tiene una grande comunidad inmigrante salvadoreña, así que restaurantes salvadoreñas son mucho más comunes. Quizás eran los recuerdos de su niñez que motivaron a Cecilia a iniciar su negocio. Cecilia nunca había hecho una pupulsa en su vida hasta que llegó a Detroit. Usando la receta de su abuela, Cecilia empezó a preparar pupulsas salvadoreñas auténticas para eventos de su iglesia. La comida era muy popular porque es distinta pero a la vez familiar a las poblaciones inmigrantes latinas en el suroeste de Detroit. Como su comida era buena, los clientes de Cecilia la recomendaron a sus amistades y así el negocio creció. Ha pasado dos años y el negocio de Cecilia (ya llamado Bendición de Dios) sigue vendiendo comida en metro Detroit.

Hoy, Bendición de Dios se gana nuevos clientes con las recomendaciones de clientes satisfechos con los deliciosos platillos que prepara Cecilia. Cuando Cecilia se gradúa del entrenamiento de empresarios de ProsperUS Detroit – localizado con el socio comunitario Congress of Communities en el suroeste de Detroit – a principios del año que viene, ella estará preparada para desarrollar una estrategia de marketing. ProsperUS Detroit ofrece asistencia con servicios de negocio (como diseño gráfico,  contabilidad, etc.) y una red de proveedores profesionales que la ayudaran crear una presencia en las redes sociales para un día abrir Bendición de Dios para toda la gente ansiosa para probar la especialidad de Cecilia Ardon – la fresca, auténtica pupulsa.

Pasteles de pollo

Michelle Merritt, Coordinadora del Programa de ProsperUS Detroit, expresó “Aseguramos apoyo para nuestros empresarios ofreciendo servicios empresariales, talleres después de graduación y oportunidades de establecer redes para crear una comunidad que les ayude a crecer sus negocios y mantenerlos conectados con sus compañeros empresarios.” ProsperUS Detroit es distinto a otros entrenamientos de empresarios tradicionales porque son cometidos a la creación de una comunidad entre los empresarios graduados, y dueños de negocios e proveedores de servicios involucrados en el programa.  “Yo he visto gente en el mismo negocio de vender comida, perder la voluntad para seguir. Yo también he pasado por días muy difíciles, en momentos donde pensaba que quizás era mejor terminar con este sueño.  Pero después se me pasa, y aquí estamos echándole ganas” dijo Cecilia cuando hablo acerca de su camino a ProsperUS. Cecilia se siente lista para llevar su negocio a la siguiente etapa con la ayuda y guía de ProsperUS.

El escenario de comida en la ciudad de Detroit sigue expandiendo cada día con más diversidad (lee este artículo de Detroit Metro Times o este artículo de Eater) – y fue también descrito por the Washington Post como una meca de comida – cediendo un estímulo a la economía de la ciudad.  Más aparte, revitalizando propiedades vacíos y corredores comerciales. Empresarios como Cecilia traen un espíritu de determinación para contribuir a sus nuevos hogares, y ciudades como Detroit necesitan atraer gente como Cecilia y nuevos negocios.

“Todos los inmigrantes llegan aquí ya con la mentalidad que vienen para mejor oportunidades para ellos mismos y sus familias. Además, vienen al país de las oportunidades,” afirma Cecilia. “Yo creo que los inmigrantes tienen todas las intenciones de ser miembros de la comunidad que contribuyen a mejorar donde deciden establecerse.”

¿Su metas para el futuro? “Seguir vendiendo,” dice Cecilia. ProsperUS Detroit y Global Detroit esperan ansiosamente para ese futuro.

 

If You Like This Post, Please Share It!

Comments are closed.